Las bicicletas son uno de los medios de transporte más nobles del mundo. Con ella, podemos disfrutar de las ciudades, los bosques, las rutas, los campos, las praderas, los desiertos, las playas, los ríos… ¿los ríos? Con BayCycle, un accesorio para bicicletas fenomenal, ahora también puedes pedalear por arriba del agua.

Cuando se lee lo anterior, no podemos pensar otra cosa más que: ¡es una locura! Sin embargo, BayCycle generó que esa locura sea una realidad. Una posibilidad que cualquier persona con una bicicleta puede disfrutar en cualquier río, laguna, lago o bahía del mundo. ¡Vamos a conocer este accesorio para bicicletas!

¿Qué es el BayCycle?

En el planeta tierra, el agua ocupa un 71% del total de la superficie. En el mundo, más de 1.000 millones de bicicletas son usadas periódicamente. Con esta información, el creador de este accesorio para bicicletas investigó -y desarrolló- la respuesta para que el pedaleo no se acabe cuando llega el agua.

El BayCycle es un accesorio flotante que permite transformar a cualquier bicicleta en una bicicleta de agua. Es, en otras palabras, un dispositivo capaz de hacer que las bicicletas puedan continuar su camino, navegando a través de cualquier curso de agua, pequeños o grandes.

Se trata de un dispositivo flotante, de fácil armado y acople con cualquier modelo de bicicletas en el mundo, capaz de generar propulsión en el agua, manteniendo el flote y la dirección a la hora de navegar. Todo ello, mientras el ciclista pedalea tal como si fuera transitando a través del asfalto.

Hasta el momento es un proyecto que buscó fondos a través de la plataforma Indiegogo, pero sin éxito. Sin embargo, es una idea que aún continúa siendo trabajada por su creador, quien -sin dudas- logrará en el futuro mejor suerte para que este accesorio para bicicletas sea -finalmente- una realidad en los mercados.

¿Cómo funciona este accesorio para bicicletas?

El BayCycle es un accesorio muy fácil de utilizar. Se trata de dos flotadores inflables de gran robustez y resistencia, que cuentan con un sistema de arnés al que se acopla la bicicleta, cualquiera sea su modelo. Una vez montado el sistema en tierra, se inflan los flotadores con la energía generada a partir del pedaleo, dejándolo operativo y listo para entrar al agua y continuar el viaje.

La rueda trasera transmite, con su giro provocado por el normal pedaleo del ciclista, la energía suficiente para que las hélices propulsoras hagan avanzar la ahora bicicleta flotante. Por otro lado, la rueda delantera vira naturalmente como lo hace en tierra, controlando el sistema flotante y girando la propulsión hacia la dirección deseada.

Dado que se trata de un proyecto, aún se desconocen el peso exacto o -por ejemplo- el precio con el que saldría al mercado.